¡Bienvenido primario! ¡Bienvenido a Sigil, la Ciudad de los Portales!

Has tenido la mayor de las suertes, matasietes, pues te has encontrado con Vaaku, ¡el mejor guía de este lado de la Oposición Concordante!… esperaba algo más de entusiasmo de tu parte, pero bueno, eres un sin pista después de todo, es normal que tengas esa expresión en tu rostro.

No te preocupes, lo primero que debes saber es que tu oro es bueno aquí, eso te permitirá llegar a un lugar seguro al menos por hoy. Lo segundo que debes saber, es que has llegado a un mundo mucho más grande que aquel de donde vienes, eso te lo puedo asegurar, así que te aconsejo te hagas a la idea de abrir un poco tu mente, porque aquí, las reglas son otras. Y tercero, y lo más importante, olvídate de aquel lugar que llamabas “hogar”, estas en la Jaula ahora, y descubrirás que salir es mucho más difícil que entrar.

¡Pero hey, arriba ese ánimo! ¿No te me pongas loco, de acuerdo? ¡Estás en el centro del Multiverso ahora! Y por unas cuantas monedas el buen Vaaku te ayudará a dar tus primeros pasos hacia las infinitas posibilidades que ofrece Sigil, La Ciudad de las Infinitas Puertas!

Adelante, ¡vamos! ¡Ah!, casi lo olvidaba, si te encuentras con Ella, jamás te pongas bajo su sombra, nunca… bah, ya te explicaré, ¡adelanté!

D&D - Planescape: La Regla del Tres

Planescape banner Fomtilgi Acratar Ngagn Vovochka Veliard