Athar

LOS ATHAR (Los Insolentes, Los Perdidos)

Según ellos, ¡los grandes Poderes que todos tememos son una gran mentira! Aquellos que aseguran ser “dioses” de los Planos son tan sólo seres mortales como todos nosotros. ¡Vale! Son muy poderosos, pero no son dioses. Después de todo, pueden morir, deben mantener contentos a sus seguidores y se pelean entre ellos como niños. Thor, Zeus, Mystra, Tiamat y el resto… son todos unos impostores.

Bueno puede que exista un verdadero Dios, incluso más de uno, pero un ser de tales características y tamaño poder escaparía a cualquier tipo de análisis o comprensión. Estos seres no pueden ser vistos ni comprendidos, ni puede hablarse con ellos. ¿En qué se basan? Fíjate en los conjuros y los poderes de los sacerdotes. ¿De dónde provienen en realidad? Son una concesión del Dios que no conocemos, del Dios verdadero que está detrás de todas las cosas, y los Poderes no son más que los canalizadores de su voluntad. Los pobres mortales siguen creyendo que los poderes son la fuente de toda majestad, ¿y por qué tendrían estos que negarlo y acabar con su situación de privilegio?

Ysgard, Mechanus, Baator, etc también don una gran farsa. Estos planos no son la morada de ningún ser supremo, sólo lugares constituídos siguiendo la voluntad de los Poderes. Cualquiera puede hacerlo con algo de entrenamiento. Los sufrimientos y los esfuerzos de los Suplicantes no recibirán sólo una fusión con su plano-se trata de una recompensa mucho más alta, si es que existe alguna. Los Legados son simplemente mutaciones mágicas o bio-mágicas, resultado natural de la magia planar.

De acuerdo, los Athar no son tontos. “Dejad que los poderes se autodenominen dioses”, dicen. “No vale la pena reírse de ellos porque no hace falta ponerse los Poderes en contra. Son muy poderosos y pueden ser enemigos peligrosos”. Lo único que desean los Athar es rasgar la cortina y mirar al otro lado, buscar el rostro de lo desconocido.

El Plano Astral, donde los Athar señalan los cuerpos de los Poderes muertos como prueba de la verdad de sus creencias, es su principal plano de influencia. El cuartel general de los Athar en Sigil es el Templo Destrozado, un lugar dedicado al dios Aoskar, ahora muerto y olvidado.


“¡Hey, tú, patán! Si los dioses existiesen y se preocuparan de nosotros, ¿Crees que estarías aquí?”
-Fáctol Terrance de los Athar

Athar

D&D - Planescape: La Regla del Tres Ngagn